Se vienen los relevos!

Salida de la Carrera en el Paseo Colón

A menos de dos meses de celebrar nuevamente la famosa Carrera de Relevos San José Puntarenas, habemos muchos que ya estamos organizando todo lo necesario para participar con amigos o familiares y disfrutar de esta experiencia única.

Este año la carrera se llevará a cabo el sábado 12 de Noviembre y consiste en un recorrido de 110 kilómetros dividido en 12 etapas.

A continuación les dejo el aporte de Hamlet Aleman, quien la ha corrido ya varias veces y nos cuenta como ha sido su experiencia:

Mi experiencia en la carrera de relevos San José – Puntarenas!!!

He realizado en dos ocasiones esta carrera y este año sería la tercera en forma consecutiva. La primera vez que la corrí, todo se inició como a mediados de año en donde empezamos a pelotear quienes iban a correrla y algunos aspectos de logística; por los meses de setiembre y octubre se concretó el equipo y la logística faltante como el transporte, uniforme, alimentación, etc.  Durante todo ese tiempo, pues uno tiene en mente que va a correr 10km como menos, pero la verdad es que las etapas varían mucho entre distancia y altimetría; y ya cuando nos reunimos para realizar la distribución de quién correría cual etapa, me percaté que el trayecto no sería tan fácil.

En mi caso, en ambas ocasiones me ha tocado correr el trayecto número 4: una ruta de 8.3 kilómetros que inicia por los Cañales mucho antes de llegar a Grecia y termina 200 metros antes del Peaje de Naranjo; es una ruta exigente pues tiene muchos columpios y toca correrla en la madrugada; para quien no ha corrido antes esta carrera, se inicia a la media noche por lo que según el PACE del equipo, se va llegando a Puntarenas temprano en la mañana; aunque yo he visto equipos llegar a las 11AM!

Propiamente el día de la carrera el ambiente es inmejorable; ver a todos los equipos organizados, el Paseo Colón se cierra para recibir a los corredores y el flash de las cámaras parpadea por todos lados… sin lugar a dudas eso motiva y uno deja de lado por un momento el nerviosismo que hay previo a una carrera.

Al ser en punto la media noche se inicia el recorrido desde Paseo Colón hasta Puntarenas con 11 trayectos y cada uno con una dificultad diferente.  ¿Se pueden imaginar correr por lugares donde solo han pasado en autobús o en carro?  Creo que esa es la magia que te da correr; pasar por lugares impensables, exigirse y lograr el objetivo que en algunos casos es finalizar, para otros va más allá y es buscar un buen tiempo, pero al final uno compite contra uno mismo.  Nunca se me olvida que la primera vez que corrí ese trayecto uno del equipo se bajó para jalarme a la meta para hacer el cambio; fue tal el cierre que hice que cuando terminé no pude hablar por un momento ni gritar el número del equipo para hacer el relevo; sin embargo le tocó a mi amigo hacerlo por mí, pero fue una satisfacción enorme al ver a la gente que te está esperando para felicitarle sin importar el tiempo logrado, sino por el simple hecho de contribuir con la causa de 12 personas (11 relevos y 1 suplente).  Este tipo de carrera se trabaja en equipo y el apoyo es fundamental; creo que mucha gente podría lograr aquí los mejores tiempos que en otras carreras por el simple hecho de que te van apoyando durante gran parte del trayecto.

Pero la carrera no termina al finalizar su tramo, ahora toca seguir apoyando a los restantes compañeros y en un abrir y cerrar de ojos estamos llegando a Puntarenas.  Durante ese trayecto se ven las mismas caras durante los relevos; se arma una caravana de vehículos, microbuses, motocicletas; cada quien apoyando a su corredor y lo más bonito de este tipo de carreras es que la gente te apoya sin importar que no pertenezca al mismo equipo, la verdad el fin en común es finalizar.  Hay que vivir esta experiencia ya que es muy distinta a la de correr una carrera y luego irse para la casa, acá la satisfacción es cuando todo el equipo entra corriendo a la meta, es ahí donde uno se siente grande, campeón, triunfador, un héroe para sus familiares y amigos.

Ya propiamente al momento de correr mi tramo, la tensión se incrementa cuando se llega al punto de relevo y toca esperar a que aparezca el compañero con la estafeta (cinta). Solo imagínense aproximadamente 100 personas reunidas en un único punto; algunos haciendo compañía, otros estirando, otros corriendo para mantener el calor, pero todos atentos a escuchar el número que corresponde a su equipo; algunos vienen gritando desde que ven la meta, otros con costos pueden hacerlo y otro grita por ellos y como por arte de magia, todos repetimos el número para que el corredor que le toca se acerque a recibir el relevo.  Algo muy lindo que me pasó fue cuando recibí el relevo de mi amigo Gustavo (Tavo): al entregarme la estafeta le dió tiempo de decirme “Que Dios Te Acompañe” y me estrechó la mano; eso  fue como un impulso de energía que me hizo correr más fuerte y más rápido… de verdad que fueron palabras sabias porque cada corredor corre por su cuenta; no es como las carreras tradicionales que se va dentro de un grupo, sino mas bien se corre gran parte en forma solitaria, incluso en la oscuridad y literalmente lo único que ilumina el camino es la luz de la Luna.  Quien se podría imaginar correr a la una, dos o tres de la madrugada y por esas rutas y con el frío de esas horas; pero bueno el corredor es un sujeto particular y por más que nos digan que estamos locos, disfrutamos lo que hacemos, ya que la gran mayoría corre por hobbie, no porque debamos hacerlo para vivir de esto.

Hay tanta gente involucrada en esto!  Desde el chofer de la microbús que al final se apunta al ride hasta la gente que va haciendo compañía y son el comité de apoyo; nunca falta el fotógrafo designado, el que coordina los relevos, quien se encarga de los refrigerios, incluso hasta el masajista improvisado.  Cada persona que decide participar en la carrera juega un papel relevante sin importar qué le tocó hacer, pero al llegar a la meta se les agradece de todo corazón porque trasnocharon con el resto del equipo y asumen como suyo el reto del equipo, por lo cual los resultados se comparten entre todos.  Un abrazo, una felicitación, una sonrisa… todo cuenta al llegar a la meta.

La verdad es una experiencia que como corredor se debe hacer ya que deja muchas enseñanzas; desde sacrificio, esfuerzo, compromiso y trabajo en equipo, creo que son valores que a veces dejamos de lado y creo que es una forma saludable para retomarlos; así que ojalá más de uno pueda hacerla y vivirla en carne propia, puede ser que no les vaya también como a mí, pero bueno es mejor que ustedes lo descubran por su experiencia y que no se lo cuenten.

Happy Run! Y si ven una cámara traten de Sonreír!

Posiblemente ya a estas alturas muchos están organizados; sin embargo si les gustaría participar y aún no tienen equipo, en la página oficial pueden apuntarse con otros corredores y armarlo.

Gracias a Hamlet por compartir su experiencia; ojalá como bien lo dice él la corran y disfruten en carne propia; yo por mi parte voy de nuevo y por segunda vez!

Anuncios

Acerca de seoaraya

Aventurero, tomador de café, amante de la naturaleza y aficionado a la zona mágica.
Esta entrada fue publicada en Comunidad, Eventos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Se vienen los relevos!

  1. Sianny dijo:

    Leer este artículo dan ganas de ponerse las tennis y salir a correr.
    Al rato y me animo!

  2. Ana Yancy dijo:

    Claro que dan ganas de ponerse las tenis y salir a correr, ya me emocione,,,

  3. Pingback: Como correr relevos y no sufrir en el intento! | RunnerCR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s